martes, 6 de diciembre de 2011

Sintomas de la menopausia en las mujeres

Los síntomas de la menopausia afectan al 70% de las mujeres y se deben al cambio de los niveles hormonales, particularmente el estrógeno, pero muchos otros factores como la alimentación, el ejercicio, el estilo de vida o medicamentos pueden influenciar los síntomas. Por lo tanto, para algunas mujeres pueden ser benéficos los cambios de estilo de vida como reducir/dejar de fumar, reducir el alcohol, la cafeína, combatir el estrés, comer saludablemente y hacer ejercicio regular. Para otras, las terapias hormonales sustitutivas (THS) pueden ser eficaces en la menopausia. Si este tratamiento se hace para aliviar los síntomas solamente, se recomienda un descanso del mismo cada 2 años para comprobar si se requiere continuarlo. Si al interrumpir la terapia los síntomas de la menopausia reaparecen, debe considerarse si los beneficios de retomar el tratamiento sobrepasan los riesgos. Igualmente existen terapias alternativas para el control de la menopausia.

Muchas mujeres notan síntomas tempranos cuando todavía menstrúan, lo que indica que la producción hormonal está decayendo gradualmente. Esta etapa fluctuante se conoce como “climaterio”, comenzando aproximadamente entre los 40 y los 50 años y durando varios años más. Como la función ovárica fluctúa, las mujeres pueden experimentar los síntomas de la menopausia de forma intermitente. Algunas mujeres experimentan una menopausia prematura a continuación de la cual los verdaderos síntomas se manifiestan. La aparición inmediata de los síntomas es común tras la “menopausia quirúrgica”. La duración de los síntomas tempranos varía de meses a años dependiendo de cada mujer.

Las señales tempranas de la menopausia incluyen problemas físicos, sexuales y sicológicos. Los físicos son:

CaloresSudores nocturnosPalpitacionesInsomnioDolores articularesDolores de cabeza

Los calores son el síntoma clásico de la menopausia y afecta entre el 60 y el 85% de las mujeres. Éstos y los sudores nocturnos son llamados síntomas vasomotores y varían en duración. Para muchas mujeres ocurren ocasionalmente y no ocasionan muchos problemas, pero para el 20% de las mujeres estos síntomas pueden ser severos, interfiriendo con el trabajo, el sueño y la calidad de vida. Los síntomas vasomotores duran alrededor de 2 años, pero en el 10% de los casos perduran hasta por 15 años. Los calores por lo general duran entre 3 y 5 minutos, causados por cambios en el control corporal de la temperatura. Normalmente se presenta un patrón de alzas y bajas en la temperatura corporal, siendo la más baja alrededor de las 3 a.m. y la más alta por la tarde. Estos patrones no siempre son notables, pero una menopáusica puede sufrir calores con cualquier cambio de temperatura –ya sea por moverse entre áreas de diferente temperatura o tomar una bebida caliente–  debido a una fluctuación en el control cerebral: el cuerpo cree que hace calor cuando en verdad no es así. Para enfriar el cuerpo, una variedad de reacciones químicas causan que los vasos sanguíneos se abran, provocando la sensación de calor y sofoco, lo cual intentan disipar con sudor las glándulas sudoríparas. Se cree que los cambios de los niveles hormonales son la causa del trastorno en el control cerebral de la temperatura corporal, pero el mecanismo exacto aún no es enteramente claro. Otros factores que también pueden causar los calores son: sobrepeso, alcohol, exceso de cafeína, alimentos picantes, glutamato monosódico y otros medicamentos. Mantener una alimentación balanceada y controlar el peso es útil. Otras medidas simples son:

Usar ropa de algodón en vez de fibra de fábricaUsar ropa ligera o suelta en vez de apretadaMantener fresca por la noche la temperatura del dormitorio, ya sea dejando abierta una ventana, instalando un abanico, etc.

Los calores afectan de modo diferente a cada mujer, y muchas no requieren tratamientos para ello. Pero cuando los calores son vergonzosos, interrumpen o afectan la calidad de vida, el médico puede proveer un tratamiento especial. Los dolores de cabeza, las palpitaciones y el mareo pueden ser dolencias asociadas con los síntomas vasomotores. El exceso de cafeína puede empeorar las palpitaciones, por lo que este tipo de bebidas deben ser consumidas con moderación.

El insomnio o el sueño interrumpido pueden deberse a los sudores nocturnos, cuyo control puede restablecer el patrón normal de sueño.

Los dolores articulares afectan el cuello, las muñecas y los hombros, pero su relación con la menopausia aún no es enteramente clara.

Los síntomas sicológicos como los cambios de ánimo, irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse, estrés y mala memoria pueden estar relacionados con los cambios hormonales ya sea directa o indirectamente (por ejemplo, por el insomnio). Sin embargo, hay eventos de la vida que son comunes en la época de la menopausia de las mujeres, como la preocupación respecto a familiares más viejos, hijos adolescentes o presiones laborales, los cuales pueden contribuir a agravar los síntomas.

Los problemas sexuales pueden ser causados por la resequedad vaginal debida a los bajos niveles de estrógeno, lo que provoca incomodidad en el coito. Existen tratamientos eficaces al respecto. A medida que tanto hombres como mujeres envejecen su interés en el sexo se reduce, pero esto afecta particularmente a las mujeres. El tratamiento de los otros síntomas de la menopausia puede incrementar indirectamente la libido al restaurar la energía y la sensación de bienestar, por ejemplo al controlar los sudores nocturnos para dormir mejor, y los tratamientos hormonales pueden también mejorar la sensación sexual. Sin embargo, los problemas de pareja que pueden surgir durante este periodo tienen un impacto obvio sobre la libido, por lo que el tratamiento hormonal no es una solución mágica.

Los síntomas tardíos de la menopausia se deben a efectos de la deficiencia de estrógeno en la vejiga y vagina, incluyendo:

Incontinencia urinaria durante el día y la nocheIncomodidad debida a la incontinencia urinariaInfecciones urinariasResequedad vaginal, dolor, ardor y picazón

Aunque estos síntomas pueden ocurrir en etapas tempranas de la menopausia, por lo común ocurren varios años después de la última menstruación o la última THS.

Los síntomas vaginales y de la vejiga son muy comunes y aunque pueden causar inquietud casi nunca son tratados, porque las mujeres se sienten avergonzadas de discutir estos problemas. Pero existen tratamientos muy eficaces al respecto. Para la resequedad vaginal pueden usarse humectantes no hormonales. Para los síntomas vaginales y de la vejiga y sus causas (deficiencia de estrógeno) pueden usarse tabletas, cremas o pesarios de estrógeno. En dosis pequeñas puede usarse el estrógeno vaginal cuando la THS es insuficiente para tratar todas las molestias, y puede continuarse sin sufrir efectos adversos.

Otros síntomas tardíos de la menopausia incluyen efectos por los cambios en la producción de colágeno, la proteína que encontramos en piel, cabello, uñas y tendones. A medida que su producción decae por la pérdida de estrógeno la piel se reseca, debilita y pierde elasticidad. A veces puede experimentarse una sensación de hormigueo pero no está claro si esto se debe al cambio en la piel o a los nervios periféricos. Los síntomas de la piel responden por lo común a los cambios de estrógeno, pero algunas mujeres desarrollan problemas como picazón cuando se someten a las THS. En estos casos el tipo de terapia debe cambiarse.

El debilitamiento y la resequedad del cabello o el crecimiento de cabello indeseado pueden explicarse por la carencia de estrógeno y el exceso relativo de andrógenos en la menopausia (las glándulas suprarrenales y los ovarios continúan produciendo andrógenos como la testosterona pero ya no hay estrógeno para contrarrestar sus efectos). Sin embargo, la caída del cabello puede deberse más a la edad que a las hormonas, y su relación con las THS es incierta. También la enfermedad de la tiroides y la deficiencia de hierro pueden causar caída del cabello, por lo que no deben pasarse por alto.

Los síntomas de la menopausia afectan al 70% de las mujeres y se deben al cambio de los niveles hormonales, particularmente el estrógeno, pero muchos otros factores como la alimentación, el ejercicio, el estilo de vida o medicamentos pueden influenciar los síntomas. Por lo tanto, para algunas mujeres pueden ser benéficos los cambios de estilo de vida como reducir/dejar de fumar, reducir el alcohol, la cafeína, combatir el estrés, comer saludablemente y hacer ejercicio regular. Para otras, las terapias hormonales sustitutivas (THS) pueden ser eficaces en la menopausia. Si este tratamiento se hace para aliviar los síntomas solamente, se recomienda un descanso del mismo cada 2 años para comprobar si se requiere continuarlo. Si al interrumpir la terapia los síntomas de la menopausia reaparecen, debe considerarse si los beneficios de retomar el tratamiento sobrepasan los riesgos. Igualmente existen terapias alternativas para el control de la menopausia.

Muchas mujeres notan síntomas tempranos cuando todavía menstrúan, lo que indica que la producción hormonal está decayendo gradualmente. Esta etapa fluctuante se conoce como “climaterio”, comenzando aproximadamente entre los 40 y los 50 años y durando varios años más. Como la función ovárica fluctúa, las mujeres pueden experimentar los síntomas de la menopausia de forma intermitente. Algunas mujeres experimentan una menopausia prematura a continuación de la cual los verdaderos síntomas se manifiestan. La aparición inmediata de los síntomas es común tras la “menopausia quirúrgica”. La duración de los síntomas tempranos varía de meses a años dependiendo de cada mujer.

Las señales tempranas de la menopausia incluyen problemas físicos, sexuales y sicológicos. Los físicos son:

CaloresSudores nocturnosPalpitacionesInsomnioDolores articularesDolores de cabeza

Los calores son el síntoma clásico de la menopausia y afecta entre el 60 y el 85% de las mujeres. Éstos y los sudores nocturnos son llamados síntomas vasomotores y varían en duración. Para muchas mujeres ocurren ocasionalmente y no ocasionan muchos problemas, pero para el 20% de las mujeres estos síntomas pueden ser severos, interfiriendo con el trabajo, el sueño y la calidad de vida. Los síntomas vasomotores duran alrededor de 2 años, pero en el 10% de los casos perduran hasta por 15 años. Los calores por lo general duran entre 3 y 5 minutos, causados por cambios en el control corporal de la temperatura. Normalmente se presenta un patrón de alzas y bajas en la temperatura corporal, siendo la más baja alrededor de las 3 a.m. y la más alta por la tarde. Estos patrones no siempre son notables, pero una menopáusica puede sufrir calores con cualquier cambio de temperatura –ya sea por moverse entre áreas de diferente temperatura o tomar una bebida caliente–  debido a una fluctuación en el control cerebral: el cuerpo cree que hace calor cuando en verdad no es así. Para enfriar el cuerpo, una variedad de reacciones químicas causan que los vasos sanguíneos se abran, provocando la sensación de calor y sofoco, lo cual intentan disipar con sudor las glándulas sudoríparas. Se cree que los cambios de los niveles hormonales son la causa del trastorno en el control cerebral de la temperatura corporal, pero el mecanismo exacto aún no es enteramente claro. Otros factores que también pueden causar los calores son: sobrepeso, alcohol, exceso de cafeína, alimentos picantes, glutamato monosódico y otros medicamentos. Mantener una alimentación balanceada y controlar el peso es útil. Otras medidas simples son:

Usar ropa de algodón en vez de fibra de fábricaUsar ropa ligera o suelta en vez de apretadaMantener fresca por la noche la temperatura del dormitorio, ya sea dejando abierta una ventana, instalando un abanico, etc.

Los calores afectan de modo diferente a cada mujer, y muchas no requieren tratamientos para ello. Pero cuando los calores son vergonzosos, interrumpen o afectan la calidad de vida, el médico puede proveer un tratamiento especial. Los dolores de cabeza, las palpitaciones y el mareo pueden ser dolencias asociadas con los síntomas vasomotores. El exceso de cafeína puede empeorar las palpitaciones, por lo que este tipo de bebidas deben ser consumidas con moderación.

El insomnio o el sueño interrumpido pueden deberse a los sudores nocturnos, cuyo control puede restablecer el patrón normal de sueño.

Los dolores articulares afectan el cuello, las muñecas y los hombros, pero su relación con la menopausia aún no es enteramente clara.

Los síntomas sicológicos como los cambios de ánimo, irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse, estrés y mala memoria pueden estar relacionados con los cambios hormonales ya sea directa o indirectamente (por ejemplo, por el insomnio). Sin embargo, hay eventos de la vida que son comunes en la época de la menopausia de las mujeres, como la preocupación respecto a familiares más viejos, hijos adolescentes o presiones laborales, los cuales pueden contribuir a agravar los síntomas.

Los problemas sexuales pueden ser causados por la resequedad vaginal debida a los bajos niveles de estrógeno, lo que provoca incomodidad en el coito. Existen tratamientos eficaces al respecto. A medida que tanto hombres como mujeres envejecen su interés en el sexo se reduce, pero esto afecta particularmente a las mujeres. El tratamiento de los otros síntomas de la menopausia puede incrementar indirectamente la libido al restaurar la energía y la sensación de bienestar, por ejemplo al controlar los sudores nocturnos para dormir mejor, y los tratamientos hormonales pueden también mejorar la sensación sexual. Sin embargo, los problemas de pareja que pueden surgir durante este periodo tienen un impacto obvio sobre la libido, por lo que el tratamiento hormonal no es una solución mágica.

Los síntomas tardíos de la menopausia se deben a efectos de la deficiencia de estrógeno en la vejiga y vagina, incluyendo:

Incontinencia urinaria durante el día y la nocheIncomodidad debida a la incontinencia urinariaInfecciones urinariasResequedad vaginal, dolor, ardor y picazón

Aunque estos síntomas pueden ocurrir en etapas tempranas de la menopausia, por lo común ocurren varios años después de la última menstruación o la última THS.

Los síntomas vaginales y de la vejiga son muy comunes y aunque pueden causar inquietud casi nunca son tratados, porque las mujeres se sienten avergonzadas de discutir estos problemas. Pero existen tratamientos muy eficaces al respecto. Para la resequedad vaginal pueden usarse humectantes no hormonales. Para los síntomas vaginales y de la vejiga y sus causas (deficiencia de estrógeno) pueden usarse tabletas, cremas o pesarios de estrógeno. En dosis pequeñas puede usarse el estrógeno vaginal cuando la THS es insuficiente para tratar todas las molestias, y puede continuarse sin sufrir efectos adversos.

Otros síntomas tardíos de la menopausia incluyen efectos por los cambios en la producción de colágeno, la proteína que encontramos en piel, cabello, uñas y tendones. A medida que su producción decae por la pérdida de estrógeno la piel se reseca, debilita y pierde elasticidad. A veces puede experimentarse una sensación de hormigueo pero no está claro si esto se debe al cambio en la piel o a los nervios periféricos. Los síntomas de la piel responden por lo común a los cambios de estrógeno, pero algunas mujeres desarrollan problemas como picazón cuando se someten a las THS. En estos casos el tipo de terapia debe cambiarse.

El debilitamiento y la resequedad del cabello o el crecimiento de cabello indeseado pueden explicarse por la carencia de estrógeno y el exceso relativo de andrógenos en la menopausia (las glándulas suprarrenales y los ovarios continúan produciendo andrógenos como la testosterona pero ya no hay estrógeno para contrarrestar sus efectos). Sin embargo, la caída del cabello puede deberse más a la edad que a las hormonas, y su relación con las THS es incierta. También la enfermedad de la tiroides y la deficiencia de hierro pueden causar caída del cabello, por lo que no deben pasarse por alto.

Share

Lee Estos Artículos Relacionados:

Como Cocinar Esparragos. Beneficios Para Mujeres Que Sufren De Menopausia.Ácido Fólico. 8 Síntomas De Deficiencia O Falta De Folato.4 Beneficios De La Linaza Para Adelgazar En Las MujeresRemedios caseros para la caída del cabello en las mujeres. Como dejar el pelo mas fuerte.Dieta Alcalina. Ideal Si Tienes Estos 7 Sintomas ComunesDieta Cetogenica. Menu De Alimentos Permitidos Y 4 Efectos Secundarios En Las Mujeres. Indicada Para Niños Con Epilepsia.Anorexia Nerviosa. Efectos secundarios fatales.Fentermina. efectos secundarios no deseados al bajar de peso.Bulimia. Desorden alimenticio adictivo. Efectos secundarios.Celulitis. Tratamiento Y 11 Remedios Caseros Para Combatirlo.Esta entrada fue publicada el Jueves, diciembre 1st, 2011 y esta archivada bajo las categorias Belleza Y Estética, Como Bajar De Peso, Cuidado Del Cuerpo, Mitos Y Verdades Sobre Perder Peso, Motivación Y Autoestima Para Perder Peso. Puedes seguir cualquier respuesta por medio de el RSS 2.0 feed.


View the original article here

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tags

Adelgazante (3) adelgazar (51) alimentos (11) Celulitis (8) gimnasio (2) grasa (26) light (22)

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Press Release Distribution